lunes, 23 de abril de 2012

CAPERUCITA ROJA

El curso pasado con motivo del día del libro, los profesores tuvieron la oportunidad de subirse al escenario e interpretar una versión del famoso cuento de Caperucita Roja realizada por Roald Dahl y que recoge en su libro "Cuentos en verso para niños perversos".
Estando una mañana haciendo el bobo
le entró un hambre espantosa al Señor Lobo,
así que, para echarse algo a la muela,
se fue corriendo a casa de la Abuela.






"¿Puedo pasar, Señora?", preguntó.
La pobre anciana, al verlo, se asustó
pensando: "¡Este me come de un bocado!".
Y, claro, no se había equivocado:
se convirtió la abuela en alimento
en menos tiempo del que aquí te cuento.
Lo malo es que era tan flaca y tan huesuda
que al Lobo no le fue de gran ayuda:




"Sigo teniendo un hambre aterradora...
¡Tendré que merendarme otra señora!".
Y, al no encontrar ninguna en la nevera,
gruñó con impaciencia aquella fiera:
"¡Esperaré sentado hasta que vuelva
Caperucita Roja de la Selva!"
-que así llamaba al Bosque la alimaña,
creyéndose en Brasil y no en España-.
Y porque no se viera su fiereza,
se disfrazó de abuela con presteza,
se dio laca en las uñas y en el pelo,
se puso la gran falda gris de vuelo,
zapatos, sombrerito, una chaqueta
y se sentó en espera de la nieta.
Llegó por fin Caperu a mediodía
y dijo: "¿Cómo estás, abuela mía?
Por cierto, ¡me impresionan tus orejas!".
"Para mejor oirte, que las viejas
somos un poco sordas". "¡Abuelita,
que ojos tan grandes tienes!". "Claro, hijita,
son las lentillas nuevas que me he puesto
para que pueda verte Don Ernesto
el oculista", dijo el animal
mirándola con gesto angelical
mientras se le ocurría que la chica
iba a saberle mil veces más rica
que el rancho precedente. De repente

Caperucita dijo: "¡Qué imponente
abrigo de piel llevas este invierno!".
El Lobo, estupefacto, dijo: "¡Un cuerno!
O no sabes el cuento o tú me mientes:
¡Ahora te toca hablarme de mis dientes!
¿Me estás tomando el pelo...? Oye, mocosa,
te comeré ahora mismo y a otra cosa".


Pero ella se sentó en un canapé
y sacó una escoba de la alcoba
y -¡pam!- allí cayó la buena pieza.
Al poco tiempo vi a Caperucita
cruzando por el Bosque... ¡Pobrecita!
¿Sabéis lo que llevaba la infeliz?
Pues nada menos que un soprepelliz
que a mí me pareció de piel de un lobo
que estuvo una mañana haciendo el bobo.








LA LEYENDA DE SAN JORGE

DÍA DEL LIBRO

La celebración del día del libro se remonta a principios de siglo. La historia del libro se hace festiva y surgen actividades literarias en toda España. Hoy, el día 23 de Abril se celebra en todo el mundo, el día del libro internacional.

El Origen del día del libro se remonta a 1930. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea original de esta celebración partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro mundial, donde este día coincide con Sant Jordi (San Jorge), patrón de Cataluña y Aragón y es tradicional que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.



domingo, 22 de abril de 2012

DERECHOS DEL LECTOR


Daniel Pennac es un profesor de literatura en un instituto, se propone una tarea tan simple como necesaria en nuestros días: perder el miedo a la lectura, que se lea por placer, que nos embarquemos en un libro como en una aventura personal y libremente elegida.
En su libro titulado "Como una novela" recoge el decálogo imprescindible del lector. 
En materia de lectura, nosotros «lectores» nos per­mitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura
Para animar a leer lo primero que hay que dejar claro es que tenemos el derecho de leer a nuestro entero gusto. Además, también queda claro que para leer bien a los clásicos y disfrutarlos plenamente, antes hay que leer muchas otras cosas más sencillas que nos vayan abriendo el apetito y la mente. Así, más tarde, ya formados como lectores con criterio, nos darán rabia las lecturas apresuradas y superficiales, nos sublevaremos ante los textos mal escritos y no permitiremos que nos engañen con mala literatura, con historias planas y huecas que no nos aportan nada significativo, ni siquiera auténtica y gozosa satisfacción.

Daniel Pennac (1992). Como una novela. Barcelona: Anagrama, 1993.

domingo, 15 de abril de 2012

FELICIDADES SERGIO

(Cliquea dentro de la imagen)

 A tí te regalo un beso de color
rojo brillante ...¡como las cerezas!.
Y nos dicen: "Te quiero por tu alegría,
frescor y vitalidad".

¡¡ Felicidades Sergio !!


sábado, 14 de abril de 2012

sábado, 7 de abril de 2012

FELICIDADES NOAH

(Clikea dentro de la imagen)

A ti, pequeñita mía,
te regalo el día
vestido de azul,
con un rayito de sol
vestido de tul.

¡¡ Felicidades Noah !!

martes, 3 de abril de 2012

EL SAPO Y LA PRINCESA

Aquí os dejo este precioso cuento de los Hermanos Grimm, antes de que Walt Disney lo popularizase con su versión que todos conocemos. Como es muy  largo tiene dos partes. Espero que disfrutes estas vacaciones de Semana Santa viendo la pelicula. Un besito a tod@s.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...