martes, 26 de febrero de 2013

CUENTO: EL DÍA Y LA NOCHE

Había una vez, un planeta llamado Tierra, en el que por una parte del planeta era de noche y por el otro lado, era de día.
Julia, una niña de tan solo 5 años, se había dado cuenta de que por el día había luz y que por la noche se encontraba todo muy oscuro. Así que un día, cuando Julia estaba en su cama leyendo un cuento antes de irse a dormir, llegó su madre para darle un beso y desearle felices sueños.

"Buenas noches Julia, que tengas dulces sueños", le dijo su madre mientras que la arropaba.
"Mamá, ¿Por qué por la noche está todo oscuro y no hay sol?" le preguntó Julia
Entonces, la mamá de Julia se sentó en el borde de la cama, junto a ella, y le dijo: "Hoy te voy a contar una historia sobre el día y la noche, y estoy segura de que serás capaz, de entender por qué existe el día y por qué existe la noche".

Julia, estaba deseando escuchar la historia que le había dicho su madre, pues sería entonces cuando comprendiera muchas de las preguntas que se había hecho sobre el sol y la luna.

La mamá de Julia empezó a hablar: “Hace mucho tiempo, se crearon los planetas, y entre ellos, el planeta en el que vivimos, llamado la Tierra. Nuestro planeta gira sobre sí mismo, como si fuera una peonza dando vueltas, pero con una diferencia, y es que la Tierra gira más despacio, tardando 24 horas en dar una vuelta. Así es como la Tierra gira sobre sí misma, y recibe el nombre de movimiento de rotación“.
Mientras tanto, Julia seguía muy atenta a todo lo que le estaba contado su mamá, pues nunca había escuchado nada sobre los planetas y el sol.
La madre de Julia prosiguió: “Así que cuando el planeta Tierra se encuentra girando sobre sí mismo, por un lado será de día, pues el sol hará que este iluminado. Y en la otra mitad del planeta, es de noche, pues no recibe ningún rayo de luz, y hay oscuridad. Por tanto, mientras que en un lado de la Tierra es de día, en el otro lado, es de noche“.

Julia, tras haber escuchado a su mamá contarle esa historia, entendió que hay día, porque el sol nos ilumina cuando nos encontramos frente a él, y que se hace de noche cuando nos alejamos de los rayos del sol.
Hoy, Julia había aprendido algo nuevo que no sabía, y aún siendo tan pequeña, tenía la sensación que aquello que le había contado su mamá era muy importante para todos los habitantes de la Tierra, pues gracias al sol, existe la vida en nuestro planeta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...