domingo, 4 de diciembre de 2016

DEL ESTANQUE A LA CHARCA












Para iniciarnos en el trazo iglú, hace tiempo que lo interiorizamos, recorriendo con nuestro cuerpo, dos caminos con forma de "iglú".
Al mismo tiempo que recitamos el siguiente poema:

 Del estanque a la charca
un sapo encantado
 salta que salta.
De la charca a la torre
un sapo encantado
corre que corre.





Una vez interiorizado, lo plasmamos en el papel y como nuestro trabajo ya entraña dificultad, la profe, nos premia con un "pin" motivador.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...