viernes, 18 de febrero de 2011

CONSEJITOS PARA TENER EN CUENTA ANTE UNA DE MIS RABIETAS

  • Vuelve a tu tarea mientras dura mi rabieta. No me regañes, ni me grites, ni intentes hacer lo mismo que yo (recuerda que eres mi modelo).
  • Si estabas conversando y te interrumpí, continúa haciéndolo.
  • No me mires ,eso será un motivo más para prolongar mi rabieta.
  • Cuando mi llanto disminuya, invítame a jugar o a pasear, como si nada hubiera pasado.
  • No cedas aunque haya logrado cansarte.
  • Explícame que estás cansado de mis gritos.
  • Llévame a otra habitación y aclárame que podré regresar cuando me tranquilice.
  • No te preocupes, solo lloro porque soy muy buen actor y sé que es la mejor herramienta para conseguir lo que quiero.
  • Es indispensable que tu "no", sea "no" en todo momento; inclusive cuando haya visitas, estés cansado o fuera de casa.
          Lo ideal es que nuestros niños desde muy pequeños conozcan los límites. Si por alguna razón no siempre ha sido así es muy importante que asumamos que a medida que los niños crecen, las rabietas deben desaparecer y los responsables de que así sea somos nosotros, los papis. Por esto, debemos recordar que no podemos ceder aunque nos cueste y nos duela; cuando el niño lo vea, comprenderá que no solo no gana nada, sino que además pierde, pierde tiempo de juegos, alegrías y recompensas. Esto los ayudará a crecer, madurar y nos permitirá a nosotros formar personitas con las que será agradable pasar un tiempo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...